[:ca]Logotip[:es]Logotipo[:]

[:ca]

logo AnyMisericordia Cat3

Descarregar arxiu

Explicació del logotip

El logotip i el lema de l’Any Jubilar són una bona síntesi del que serà aquest any de la Misericòrdia. Amb el lema «Compassius com el Pare» es proposa viure la misericòrdia seguint l’exemple del Pare, que demana no jutjar i no condemnar, sinó perdonar i estimar sense mesura. El logotip —obra del jesuïta P. Marko I. Rupnik— es presenta com un petit compendi teològic de la misericòrdia. Mostra, en efecte, el Fill que carrega sobre les seves espatlles l’home extraviat, recuperant així una imatge molt apreciada en l’Església antiga, perquè indicava l’amor de Crist que porta a terme el misteri de la seva encarnació amb la Redempció.

En el dibuix hi figura el Bon Pastor que toca en profunditat la carn de l’home, i ho fa amb un amor capaç de canviar-li la vida. L’escena es col·loca dins una màndorla o ametlla mística, que és també una figura important en la iconografia antiga i medieval, ja que evoca la presència de les dues naturaleses —divina i humana— en Crist. Els tres ovals concèntrics, de color progressivament més clar cap a l’exterior, suggereixen el moviment de Crist que treu fora l’home de la nit del pecat i de la mort. Per altra banda, la profunditat del color més fosc suggereix també el caràcter inescrutable de l’amor del Pare que tot ho perdona.

[:es]

LogoAñoMisericordiaEsp3

Descargar archivo

Explicación del logotipo

El logo y el lema ofrecen juntos una buena síntesis del Año jubilar. Con el lema Misericordiosos como el Padre (tomado del Evangelio de Lucas 6,36) se propone vivir la misericordia siguiendo el ejemplo del Padre, que pide no juzgar y no condenar, sino perdonar y amar sin medida (cfr. Lc 6, 37-38). El logo –obra del jesuita Marko I. Rupnik– se presenta como un pequeño compendio teológico de la misericordia. Muestra, en efecto, al Hijo que carga sobre sus hombros al hombre extraviado, recuperando así una imagen muy apreciada en la Iglesia antigua, porque indicaba el amor de Cristo que lleva a término el misterio de su encarnación con la redención. El dibujo se ha realizado de manera que se destaque el Buen Pastor que toca en profundidad la carne del hombre, y lo hace con un amor capaz de cambiarle la vida. Además, es inevitable notar un detalle particular: el Buen Pastor con extrema misericordia carga sobre sí la humanidad, pero sus ojos se confunden con los del hombre. Cristo ve con el ojo de Adán y este lo hace con el ojo de Cristo. Así, cada hombre descubre en Cristo, nuevo Adán, la propia humanidad y el futuro que lo espera, contemplando en su mirada el amor del Padre.

La escena se coloca dentro la mandorla que es también una figura  importante en la iconografía antigua y medieval por cuanto evoca la copresencia de las dos naturaleza, divina y humana, en Cristo. Los tres óvalos concéntricos, de color progresivamente más claro hacia el externo, sugieren el movimiento de Cristo que saca al hombre fuera de la noche del pecado y de la muerte. Por otra parte, la profundidad del color más oscuro sugiere también el carácter inescrutable del amor del Padre que todo lo perdona.

 [:]